Louis Faurer

posted in Foto

Louis Faurer

Fondation Henri Cartier-Bresson


Des del 9 de setiembre hasta el 18 de diciembre de 2016, en la Fondation Henri Cartier-Bresson se puede encontrar la exposición del fotógrafo americano Louis Faurer. Esta presentación es la ocasión perfecta para descubrir la obra de este artista, que no era expuesta en Francia desde 1992.
Nacido en Philadelphia , Louis Faurer (1916-2001) se instala a Nueva York en 1947. Inspirado por la vida en Times Square, encuentra la solitud entre la multitud, siempre con distancia, sin piedad. El reportaje y el periodismo no son de su interés, Faurer se interesa sobretodo por la fragilidad de las cosas, el inconsciente revelado. Llevó a cabo varios encargos para prestigiosas revistas como Flair, Harper’s Bazaar, Glamour o Mademoiselle que generan en él un menosprecio no fingido, un sufrimiento paradoxal que solo el humor consiguió romper. Estos trabajos le permitieron a su vez vivir y continuar una obra más personal en las calles de Nueva York.

Formado en dibujo, Faurer debuta su vida profesional realizando carteles publicitarios y caricaturas en las playa de Atlantic City (New Jersey).  A los 21 años, compra su primera cámara fotográfica y gana el premio organizado por el periódico Philadelphia Evening Public Ledger.  En 1947, se reúne en Nueva York, reclutado por Lillian Bassman, en aquel entonces directora artística de Junior Bazaar y allí conoce a Robert Frank, que acabará siendo su gran amigo y con el cual compartirá regularmente su estudio.

Durante este tiempo en la gran ciudad él escribirá:

“Nueva York me ha encantado y sorprendido. En todos los rincones había cosas por descubrir. Mis fotos, rechazadas al inicio, comenzaron a aparecer en U.S. Camera. Aceptaron mi trabajo; a menudo me parece irreal. He mostrado mis fotos a Walker Evans y me preguntó <<Tu no fotografías mujeres gordas?>>. Me quedé sorprendido a lo que más tarde me dió un toque de atención: << no te dejes contaminar>>.”

Interesado por lo que veía, nos comparte sus dudas, seleccionando seres anónimos cruzados en la banalidad de la calle: donde fueron arrancados del ambiente melancólico de una película negra formada por la angustia que parece ser el destino de su vida. De una profunda honestidad, Louis Faurer se proyecta conscientemente en los personajes que fotografía; se reconoce muy a menudo, este es el sentido de su razonamiento. Cada una de sus imágenes es un desafío al silencio y a la indiferencia.

Posibilitaron esta exposición la curadora Agnès Sire, que es la directora de la Fondation Henri Cartier-Bresson en colaboración con el Estate Louis Faurer, la galería Howard Greenberg y Deborah Bell Photographs. La exposición es co-producida con el Centro José Guerrero en Granada.