Roger Deakins y la filosofía de un artista

Roger Deakins y la filosofía de un artista

Roger Deakins como uno de los grandes genios de la fotografía en el cine (parte I)

En Blanko no sólo somos fotógrafos de bodas, somos cineastas que llevamos la filosofía y el modus operandi del cine a nuestro trabajo en la fotografía nupcial. Nuestros maestros son artistas de trayectorias profesionales innovadoras, atrevidas. Y Roger Deakins, como DOP, merece un altar en nuestro escritorio; no únicamente su capacidad técnica y estética, sino por su filosofía de trabajo. Te lo contamos todo en este post.

Después de 13 nominaciones al Oscar, y aunque suene casi a chiste, ninguna estatuilla en su haber; conseguir el hombrecillo dorado a estas alturas debe quedar ya en un segundo plano porque el trabajo, al fin y al cabo, está hecho. Y es un buen trabajo que le repesenta como artista a niveles muy altos de cotización visual. Como él mismo afirma:

“Aunque sería estúpido decir que no me alegraría, no estoy seguro de cuánto importan los premios realmente; ¿alguien se acuerda de quién los gana?”.

 

En todas las ediciones, los académicos han preferido otorgar el Oscar a otros grandes como Emmanuel Lubezki (El Renacido, Birdman, Gravity), Claudio Miranda (La vida de Pi) o Robert Elswit (Pozos de ambición). Puede que la explicación a este hecho tan insólito como injusto la tenga Denis Villeneuve, quien contó con Deakins como DOP en su última película, Sicario, y por la que también estuvo nominado en la última gala de los Oscar:

“Deakins representa todo lo contrario a Hollywood”.

 

Deakins junto a una de sus inseparables telas de muselina en el rodaje de ‘Valor de ley’

Comencemos por el principio.

Quién es Roger Deakins? Qué es un DOP?

Dentro de la ingente cantidad de miembros y cabezas de departamento que engrosan las filas de un equipo de rodaje, el director de fotografía —abreviado como DOP— destaca como una suerte de deidad capaz de obrar un milagro tan hermoso como es crear auténticas obras de arte utilizando la luz como herramienta. Un don excepcional que muy pocos profesionales han conseguido desarrollar con los niveles de genio que ha demostrado atesorar el maestro Roger Alexander Deakins.

 

El que, probablemente, —y con el permiso de Lubezki— sea el mejor DOP en activo y uno de los mejores de todos los tiempos, inició su idilio artístico en el campo de la pintura, enrolándose en la Bath School of Art and Design para estudiar diseño gráfico. Allí descubriría su buena mano para la fotografía, empujándole a continuar sus estudios en la National Film and Television School de Buckinghamshire. Los primeros pasos del que hoy es uno de los DOP (director of photography) más importantes del mundo empezó con videoclips y documentales donde aprendió a grabar de forma autónoma sin un director durante varios años.

La trayectoria de Roger Deakins cuenta con trabajos sólidos, profundos e interesantes a disposición de la narración para que una película no solo la veamos, sino que nos sumerjamos en ella.

 

Roger Deakins con Judi Dench, Daniel Craig y Ralph Fiennes en el rodaje de ‘Skyfall’

Al igual que muchos de los que nos dedicamos a la cinematografía, para Deakins fue crucial entrar en la National Film School para formarse y crear una red de contactos que le permitieron forjar su mirada a través de la grabación de documentales así como empezar en el cine con una primera producción que llegó a Cannes, seguido de otros dos proyectos que asentaron su base como cinematógrafo. Sin esta oportunidad, Deakins confiesa que muy probablemente habría terminado su carrera como fotoperiodista.

Tras su graduación en la National Film School, Deakins comenzó su carrera de más de cuarenta años tras las cámaras en el campo del documental para, en 1977, dar su salto a la ficción con ‘Cruel Passion’. Desde entonces, la filmografía del británico habla por si sola, habiendo trabajado para grandes figuras de la industria como los hermanos Coen, Sam Mendes o Denis Villeneuve en más de medio centenar de largometrajes que le han servido para hacerse con trece nominaciones a los Oscar que, injustamente, no han llegado a dar frutos.

En Blanko sabemos que lo que separa al mediocre del artista es su filosofía de trabajo y sus técnicas habituales para conseguir crear atmósferas e imágenes poderosas.

A lo largo de las siguientes líneas desgranaremos las herramientas y los puntos distintivos del imaginario visual de Deakins que le han ayudado a convertirse en la leyenda viva de la dirección de fotografía y un referente para nosotros.

Filosofía de trabajo

 

Construir una carrera como la de Roger Deakins implica, además de contar con un vasto conocimiento del medio cinematográfico tanto a nivel técnico como artístico, tomar decisiones acaben conformando una suerte de filosofía laboral. Los siguientes son los que podríamos definir como elementos clave dentro de la del señor Deakins.

Ser selectivo con el material sobre el que trabajar

Deakins es plenamente consciente del esfuerzo y, sobre todo, el tiempo que debe dedicarse a una producción para que esta llegue a buen puerto. Es por ello que uno de sus principales pautas es la de ser especialmente selectivo con los guiones que acepta, predominando entre sus elecciones los que se centran en los personajes por encima de la acción.

Según sus propias palabras: “Soy quisquilloso con el tipo de material con el que quiero trabajar; siempre lo he sido. Es muy importante escoger muy cuidadosamente en qué proyectos vas a involucrarte, porque vas a estar rodándolos durante una larga temporada.”

La luz como catalizador de la emoción

Huelga decir que la luz es la pieza fundamental sobre la que se basa la ciencia que hace posible la existencia del cine; sin unos rayos de luz que inunden el set y que atraviesen la óptica de la cámara y que hagan reaccionar el material sensible, el milagro no se materializaría. No obstante, Deakins siempre tiene presente que iluminar es algo que trasciende lo funcional para convertirse en una herramienta para crear universos y emociones.

“Por una parte, necesitas iluminar un espacio para que puedas ver a los actores pero, más allá de eso, estás creando un ambiente, estás creando un mundo para que esos actores lo habiten y para que la audiencia se sumerja en él.”

Blade Runner 2049

Abrazar el documental

Los orígenes de Roger Deakins como documentalista le enseñaron a analizar su entorno con la velocidad suficiente como para no perder la oportunidad de tirar el plano necesario a tiempo. Esta capacidad la ha llevado al terreno de la ficción donde, además de emplear en ocasiones lenguaje propio del género —como, por ejemplo, en ‘Jarhead’—, hace gala de una eficiencia y una rapidez envidiables.

El director de fotografía recomienda practicar con técnicas de rodaje propias del documental para mejorar las habilidades y la fluidez de trabajo: “Trabaja con la luz disponible y crea algo con lo que tengas a mano. Eso te enseña que tienes que ser rápido a la hora de encuadrar, encontrar el ángulo y y leer lo que está pasando frente a ti y la cámara.”

Jarhead

Fotografía a favor de la narrativa

La filmografía de Roger Deakins ha dejado claro que, como buen profesional, es capaz de sacar músculo y ofrecernos planos espectaculares capaces de dejar boquiabierto al unísono a todo un patio de butacas y, a su vez, saber cuándo economizar recursos y volver a la básica efectividad de un plano corto de un protagónico cuando la historia así lo requiera. Porque la grandilocuencia y las virguerías técnicas juegan a la contra del conjunto si no aportan nada a la narración.

El cineasta lo resume del siguiente modo:

“No hay nada peor que un plano ostentoso, un gran movimiento de grúa o una iluminación que capte la atención por si misma y te haga pensar ‘vaya, qué espectacular’, pero que no sea necesario para el filme. Te saca de la película y te hace pensar en la superficie, alejándote de los personajes y la historia. Cuando mueves la cámara tiene que significar algo. Tienes que saber por qué lo haces; tiene que tener sentido dentro de la historia y hacerla evolucionar.”

Al servicio del actor…

En cuanto al orden de prioridades a la hora de iluminar un set y tirar un plano, Deakins lo tiene claro: bajo ningún concepto hay que cohibir o entorpecer la interpretación de un actor a favor de la fotografía, sino todo lo contrario. Decir adiós a las limitaciones de movimiento y romper el flujo que puede derivar en la espontaneidad y la improvisación podía arruinar un plano visualmente perfecto.

Y es que, “Al final, una película puede verse horrible, pero funcionar gracias a una gran interpretación; pero esto jamás sucederá a la inversa. Es algo que siempre merece la pena recordar.”

…y, sobre todo, del director

“Cada filme es el filme de su director, y jamás debemos perder esto de vista.”

Esta frase deja claro que, para Deakins, el actor no debe ser, de ninguna de las maneras, el eje central sobre el que pivote el trabajo de un DOP. Pese a ser un trabajo colaborativo en el que cada miembro del equipo es fundamental, la realización de un largometraje surge de la mente y corresponde a la visión de un director, siendo el director de fotografía el encargado de traducir y moldear su discurso en cámara —y llevarle la contraria cuando sea necesario—.

Comenzando por el clasicismo noir del blanco y negro de ‘El hombre que nunca estuvo allí’, la lista puede engrosarse con secuencias como la iluminada por los pozos de petróleo en llamas de ‘Jarhead’, la que acompaña al grupo de soldados de ‘Sicario’ descendiendo a los túneles del cártel durante el atardecer, —de nuevo— la pelea nocturna en Shanghai de ‘Skyfall’ o la imagen promocional de ‘Blade Runner 2049’ en la que Ryan Gosling aparece recortado sobre un hipnótico fondo anaranjado. Auténticas obras de arte.

Los rostros

La otra gran seña de identidad del trabajo de Roger Deakins, relacionada estrechamente con el contraste, es el uso que hace del mismo a la hora de iluminar y trabajar sobre los rostros de sus personajes y el escenario que les rodea, siguiendo unas pautas concreta en la mayoría de los casos.

La primera de ellas es la tendencia del DOP a sobreexponer uno o dos stops —o pasos— la parte iluminada de las caras, manteniendo una diferencia de contraste entre ambas partes —iluminada y en sombra— del rostro de entre dos y tres stops. Más allá de esto, lo verdaderamente característico del tratamiento de la luz sobre sus personajes es el modo en que lo traslada a sus escenarios, generalmente iluminando de forma inversa a los actores: si la parte izquierda del actor está en sombra, la izquierda del fondo estará iluminada y viceversa.

Economía de material y lente predilecta

Aunque pueda parecer lo contrario vistos los resultados de su trabajo, Roger Deakins suele distinguirse por el económico uso que hace del material. Salvo en el rodaje de planos especialmente elaborados que requieran técnicas y y materiales específicos, el británico prefiere trabajar con el mínimo equipo posible, optando en muchas ocasiones sus inseparables telas de muselina para rebotar la luz por encima de opciones más sofisticadas.

En lo que respecta a las lentes, se ha declarado un fiel usuario de las fantásticas Arri Master Prime, siendo su óptica predilecta la 32mm —equivalente a un 50mm en una DSLR con sensor APS-C—. Aunque, como ha quedado claro a lo largo de este breve resumen a los entresijos de la labor del maestro, las obras de arte necesitan de algo más que una óptica de primer nivel para ser gestadas; y ese algo corre a espuertas por las venas de Roger Alexander Deakins.

El papel del guión en la imagen

Un director de fotografía no puede trabajar sin el guión.

Deakins considera que el material base es imprescindible para trabajar en aspectos importantes de la imagen. La cuestión es que la imagen no cuenta la historia, sino que completa y acompaña a lo que se está mostrando en la cámara. El guión es clave para saber qué es y cómo hay que contar la historia, ya que de ello dependen asuntos tan importantes como los encuadres, la cadencia de planos o la paleta de colores que vamos a usar para contar esta historia. Si no tenemos la motivación suficiente como para querer contar una historia, no merece la pena gastar una colosal cantidad de tiempo en preparar su estética.

https://www.rogerdeakins.com/

https://filmschoolrejects.com/paint-it-black-the-silhouettes-of-cinematographer-roger-deakins-b5a57dc9b918/
https://www.espinof.com/otros/como-se-ha-convertido-roger-deakins-en-uno-de-los-grandes-genios-de-la-fotografia-en-el-cine
https://es.wikipedia.org/wiki/Roger_Deakins