Boda civil, mil posibilidades de ceremonia

La boda civil está de moda porque ofrece mayor libertad que la boda religiosa (ya que los novios pasan por el Registro Civil antes de su gran día) convirtiendo la ceremonia del día B en una experiencia visual. En este sentido, existen distintos tipos de boda civil de corte simbólico que, obedeciendo a leyendas, rituales y hobbies, pueden llegar a ser verdaderamente originales y significativos.

Ceremonia de la luz

Las ceremonias de la luz, de la arena y de la plantación son las que más se han visto en los últimos años. En la primera, los novios encienden dos velas idénticas para, juntos, prender una mucho más grande que simboliza su nueva vida en común. En la segunda, se vierte arena de diferentes colores, uno por cada uno de los novios, para representar su aportación dispar y valiosa a la relación; destaca por la belleza de esa unión de colores en bellas ondas y por la imposibilidad de separar dichos materiales una vez unidos. En cuanto a la ceremonia de plantación, los novios plantan una semilla en una maceta que llevan a casa o lo hacen directamente en el campo; el motivo no es otro que equiparar la relación al nuevo árbol, que crecerá y prosperará a lo largo de los años.

Boda mágica

La boda mágica es una de las menos habituales, pero también la que ocupa el podio de las más especiales por su belleza visual. Consiste en una celebración de noche, iluminada tan solo con velas y farolillos, e imprimiendo ese toque mágico tan propio de los cuentos y de los lugares encantados.

Boda en Parc Samà

Los rituales relativos a otras culturas son geniales si queréis añadir un guiño especial a la ceremonia, aunque el matrimonio legal no tenga nada que ver con ellas; además, algunos de ellos están relacionados con el mar, la tierra o el cielo, por mencionar algunos, y son fantásticos a nivel simbólico. En este sentido, la suelta de farolillos de papel es una tradición de Asia cada vez más extendida, y que, siguiendo unas normas, puede quedar realmente espectacular en las bodas nocturnas. Si la boda es durante el día, los globos de latex de colores volando en el cielo crearán una estampa visual impresionante.

Rito de la unión de las manos

El rito de la unión de las manos (handfasting) también es de gran valor. Viene de la cultura celta y consiste en crear un infinito uniendo las manos, la derecha de uno con la izquierda de otro y viceversa. Después, a través de un lazo colocado por el oficiante sobre sus manos, se simboliza el amor eterno de la pareja mientras se pronuncian los votos.

Ceremonia del vino

Y, para terminar, la ceremonia del vino: las parejas vacían dos decantadores, uno con vino blanco y otro con vino tinto, en otro vacío, el cual tendrán que beber para sellar ese amor conjunto.

Si estáis pensando en realizar una boda civil especial y única piensa en que la ceremonia sea un momento único.

Boda en Parc Samà