Captar la esencia en las fotos de boda

En el 90% de una boda se realiza el tipo de fotografía que conocemos como Foto Documental. En Blanko el 10% restante lo dedicamos a la fotografía editorial. El 100% de las fotos de boda deben captar la esencia de los novios.

Los fotógrafos de boda solemos llenar nuestros feeds de Instagram con el 10% de nuestro trabajo. Ese 10% suele definir nuestro estilo y es el que sustenta la marca. Pero el 90% de nuestras fotos de boda, se compone siempre de la fotografia documental. Evidentemente el 90% ha de ser bueno. Para Blanko, ese 90% ha de captar la esencia de lo que ocurre ese día.

Los amigos bandean al Novio a su llegada al coctail en Parc Samà.

No existe la objetividad de lo captamos con la cámara. Nuestras fotos de boda son fruto de nuestra relación con los novios, primero, y con sus invitados después. Ellos se comportan, en cierto modo, sabiendo que estamos ahí con nuestra cámara y son ellos los que nos permiten «robarles» esa imagen para convertirla en foto.

La fotografía cuenta más del fotógrafo y cómo ve el mundo, que del modelo o la situación que está retratando.

Andrea gaspar

Nuestros retratos de boda. Ese 10% Editorial que busca la autenticidad de los novios.

Más de una vez me han preguntado si soy terapeuta además de fotógrafa. Lo cierto es que mi facilidad para observar y empatizar con quien tengo delante es una virtud y gracias a la confianza que consigo generar con quien tengo delante de mi cámara me resulta fácil «manipular» las situaciones para generar emociones.

Cuando los novios me contratan siempre comentan que no quieren posar para la cámara. Cuando están conmigo e una sesión de fotos no tienen la sensación de estar posando. Mis novios reaccionan de forma espontánea a mis inputs, sabiendo que mi cámara captura esas perlas de autenticidad mientras yo les dirijo.

La boda de Laura + Antón fue muy intensa. Para su sesión de fotos pedí tres cervezas y nos sentamos un rato a charlar en el invernadero de Parc Samà. Obviamente mi cerveza era parte del proceso para generar el clima que necesitaba. Cuando vieron esta foto se reconocieron enseguida. Ellos se sientan así en los bancos. Ellos aquí no posaban, simplemente respondian a la situación creada.

Mis novios no posan. Mis novios reaccionan. Y por eso el resultado es más auténtico.

andrea gaspar

La esencia en las fotos de boda la logro fotografiando lo que siento y me emociona. Observando siempre antes de hacer clic con mi cámara. Y muchas veces interactuando de forma cómplice con quien tengo delante de mi objetivo para obtener su «permiso». De esta forma paso a ser una integrante más de lo que está sucediendo y mi cámara casi se vuelve invisible.

Muchas veces, si veo que los novios posan para mi cámara, les indico que hablen entre ellos y me ignoren. Les pregunto qué colonia llevan, les pido que se huelan, cualquier acción que les haga dejar de posar. Prefiero una foto en la que nos se les vea el rotro pero se intuya su actitud, que una foto «posada».

Esta es una foto «robada» a Demetrio + Júlia en el Castell de Tamarit. Les hice refugiarse del calor bajo la sombra de un árbol, delante de los abanicos que se supone debían coger los invitados a su llegada al Coctail. Instintivamente Demetrio se hizo con un abanico y al acercarse a Júlia se hizo la mágia.