El libro editorial de boda para contar vuestra historia

Los fotógrafos de boda somos contadores de historias. Y la mejor forma de presentar, ordenar la narrativa y convertir en objeto de recuerdo vuestra boda, es el libro editorial de boda.

El hecho de llegar pronto a un evento, marcharnos tarde, y no parar de hacer fotos desde que llegamos hasta que nos marchamos, es un ritual que nos identifica como fotógrafos de boda. Trabajamos en lugares en los que suceden emociones intensas, no suceden sólo cosas, sino que suceden las mejores cosas!. Y a través del libro editorial de boda ordenamos esas emociones y «esas cosas» de forma narrativa para tenerlas siempre al alcance de nuestra memoria.

Blanko · Libro editorial de boda
Blanko · Libro editorial de boda

La familia (sea cómo sea esta, moderna, clásica, tradicional, transgresora, numeros, pequeña, etc) es el núcleo desde el que se desarrolla la sociedad. Socializar en familia es lo más intenso que hay, y reunir a familiares y amigos para celebrar el ritual que supone una boda es un acto lleno de emociones que tiene un principio, un desarrollo, un clímax (el sí quiero) y un final.

La simple visualización de todas las fotos de una boda, una detrás de la otra, en orden cronológico ya posee esta estructura narrativa (principio, desarrollo y final). Lo que diferenciará a un fotógrafo de bodas de otro será cómo explica con imágenes esta estructura narrativa; a qué le da importancia y a qué no, cómo capta con su mirada (la cámara) los momentos clave y cómo, después, elige, ordena y presenta la historia.

Blanko · Libro editorial de boda

La labor del fotógrafo (de bodas), es identificar en primer lugar qué fotografías necesita para explicar su reportaje, y realizar ese trabajo de editor gráfico que casi siempre el fotógrafo profesional asume como propio.

La revista Life entregaba a sus fotógrafos un manual en el que se detallaba qué imágenes eran imprescindibles para que la suma de un número determinado de fotos se pudiera llamar reportaje y, además, se leyera como una historia. Y ahí, justo ahí, en ese sexto sentido que nos legitima a decidir qué es importante y qué no, es donde el profesional debe diferenciarse del aficionado, sobre todo en esta época en la que vivimos en la que la tecnología está democratizando eso de hacer ‘fotos bonitas’ dejando a un lado explicar buenas historias que pasen a la posteridad.

Blanko · Libro editorial de boda