Equipo

Blanko somos Javier y Andrea.

.

.

 

Andrea, estudió cine en la ESCAC. Su mente es  todo cine, desaparece entre planos de Wong Kar Wai, cualquier película del estudio Ghibli, los movimientos de cámara de Andréi Tarkovski, o encuadres locos de series como Mr Robot. A Javi lo encontrarás haciendo cola en cualquier cine para ir a ver una de Tarantino, Clint Eastwood, Scorsese o los hermanos Cohen.

 

 

Para Andrea, en casa no puede faltar cualquier libro escrito por Daniel Goleman, Haruki Murakami, Kazuo Ishiguro, cualquier título de la editorial Blackie Books, un buen libro ilustrado infantil que al abrirlo le transmita “ese algo” y se apasiona al hablar de fotógrafos como Saul Leiter, Sebastião Salgado o Nobuyoshi Araki; al ver exposiciones de Lita Cabellut, Jean-Phillippe Piter, Roberto Ferri… Andrea se apasiona, bien pensado, con casi todo.

 

De mente dispersa y creativa, recordar un dato le es imposible si antes no ha sido debidamente apuntado en su agenda (y en la hoja que toca). No sabe ni le interesa saber en qué día vive. A Andrea la encontrarás caminado por la playa, mientras escucha Passenger, Sabina o Rodrigo Leao en el Ipod. O escondida tras la cámara en busca de ese momento decisivo, de esa foto que transmita la idea que le ronda desde hace tiempo. Considera que es más importante el feeling que se produce ante la cámara que un encuadre grandilocuente, una luz extrema o un efecto espectacular. Y en base a ese respeto por los actores (los novios, en el caso de una boda) prioriza el acting, la comodidad de los novios y la naturalidad en sus trabajos.

 

 

 

Los libros de Javi son la Trilogía de Ender ante todo, La conjura de los necios, Blacksad, cualquiera escrito por Orson Scott Card o Stephen Hawking, biografías llenas de vida como las de . Aunque reconocerá haber leído el libro de Marie Kondo y tirar media casa.

Toca el piano como forma de exorcismo. Su estilo de vida es el vacacional, con periodos de trabajo, porque necesita dinero para vivir cómodamente pero, ante todo, necesita tiempo con los suyos para sentirse vivo. Siempre con un nuevo objetivo a la vista, un nuevo proyecto, una nueva ilusión… desde navegar con su patí catalá por la Costa Dorada a estudiar física en la UOC.  Javier es un loco muy meticuloso y ordenado; Puede estar inmerso un día entero en los diferentes tipos de multiplicación: desde la paisana, a la japonesa, pasando por la maya; o pasarse tres días mejorando su base de datos de excel. Disfruta buscando los mejores alojamientos y localizaciones para las sesiones de la temporada que viene (sí, la temporada entera!), teniendo en cuenta incluso, la probabilidad de lluvia, subidas y bajadas de las mareas en el caso de que el shooting sea en marismas, etc.

Nos mueve la pasión, nos mueven nuestros  hijos (Teo y Jon), nos mueve la emoción y nos mueve la convicción de que lo que nos convierte en lo que somos es cómo afrontamos los retos; en qué nos convertimos una vez pasada la tormenta.

Vivimos convencidos de que todos tenemos un patrimonio visual, auditivo, sensorial y sentimental que configura nuestra identidad, y que debe ser cuidado para generar un background capaz de identificarnos como personas.

Sabemos que nuestras fotos de boda formarán parte de ese patrimonio visual y sentimental que os acompañará configurando ese bagaje emocional que os defina. Por ese motivo somos conscientes de la importancia de nuestro trabajo antes, durante y después del enlace. Por ese motivo, también, ponemos toda nuestra energía en captar los momentos clave de vuestra boda sin interponernos en vuestro momento. Y creemos que captar la emoción de una boda, sin inportunar la acción y de forma bella es todo un arte.

Vemos nuestro trabajo como fotógrafos de eventos, como una colaboración continua con los novios, necesitamos de vuestra complicidad para poder entrar en esa realidad tan íntima que se genera el día de una boda, y sumergirnos en las emociones que se desprenden. Para saber dónde está la emoción en cada momento y así dar vida a vuestra historia.

Por este motivo, os guiamos ofreciendo un know-how cinematográfico que os acompaña desde el primer momento. Porque entendemos que delante de una cámara de fotos somos vulnerables y que la intimidad familiar es un ecosistema delicado y bello que debe ser tratado con mucho mimo para que la emoción quede reflejada en la imagen.

Contadnos vuestra historia, no importa dónde estéis. Nos une la emoción.