organizar tu boda civil en 3 pasos

El 70% de las parejas deciden casarse en una boda civil. Si vosotros os dáis el sí quiero en una enlace civil, aquí tenéis las claves para organizar vuestro enlace y que todo salga perfecto.

Boda Civil en Masía Can Martí de Tarragona.
Boda Civil en Masía Can Martí de Tarragona.

Desde que en los años 80 se legalizara el divorcio en España, el porcentaje de bodas por lo civiles no ha hecho más que subir, llegando al 25% en el año 2000. En 2008 por primera vez se superó al número de bodas religiosas. Con la llegada del matrimonio civil entre personas del mismo sexo estas bodas se han convertido en las principales uniones, llegando al 70% en la actualidad. Organizar una boda civil puede ser una gran experiencia, sobre todo si sabéis exactamente qué pasos debéis dar en cada momento. Por eso queremos ayudaros con uno de los más complicados: preparar todo el papeleo que necesitáis para el «sí, quiero».

Descubre cómo organizar tu boda y apunta todas las ventajas que suponen este tipo de celebraciones.

Documentos necesarios

El primer paso es realizar la tramitación del expediente matrimonial. Para llevarla a cabo, hay que acudir a una delegación del Registro Civil y pedir cita.

El día de vuestra cita con la delegación, debéis llevar todos los documentos necesarios: original y fotocopia del DNI, certificado de empadronamiento, certificado de nacimiento, Instancia del Registro Civil, declaración jurada de estado civil de soltería (se solicita en el mismo Registro Civil) y, en caso de divorcio, el certificado literal del matrimonio anterior en donde consta el divorcio o el certificado de defunción del cónyuge fallecido en caso de viudedad.

El Certificado literal de nacimiento de cada uno de vosotros lo podéis pedir gratuitamente a través de la web del Ministerio de Justicia (os llegará a casa en unos tres días por correo) o presencialmente en el Registro Civil de la localidad en la que nacisteis.

Salón para bodas Civiles del Ayuntamiento de Torredembarra

Encontrar oficiante o maestro de ceremonia

Los profesionales habilitados legalmente para casar en una ceremonia civil son los jueces encargados del Registro Civil, el Alcalde del municipio donde se celebre el matrimonio, el concejal delegado por el Alcalde para esa función, un notario y, como curiosidad, y en caso de casarte en un barco o en un avión, el capitán o comandante del mismo (y en el aire un piloto). Ante todos estos profesionales se da consentimiento legal del matrimonio, es decir, se acepta el expediente que se abre al solicitar dicho matrimonio en el Registro Civil. En ese momento, el matrimonio se hace oficial legalmente.

Para que estos responsables legales casen a los novios en lugares privados, como hoteles, fincas o jardines, se debe solicitar previamente en el Registro Civil o en el ayuntamiento del municipio escogido el traslado de un notario o de un juez para levantar actas. Este trámite no siempre es aceptado por la administración debido al riesgo de custiodiar las actas de matrimonio en entornos no oficiales.

La solución que encuentran los novios es dar el “sí, quiero” y la firma del expediente en el correspondiente juzgado de paz unos días antes. Casándose oficialmente (dan el consentimiento y firman) donde corresponda y, el día de la boda con el resto de invitadoes, utilizan a un maestro de ceremonias simbólico (un amigo, un primo…) que les case de forma emotiva delante de los familaires, aunque el acto en sí no tenga ninguna validez legal. Lo que realmente es válido es el acto celebrado ante una persona habilitada a la que se da consentimiento del matrimonio.

Altar de Boda Civil en Parc Samà

Elegir el lugar de la ceremonia

Una de las libertades que ofrece las bodas civiles es la elección del lugar de celebración. Y no es que las bodas religiosas estén acotadas, ya que hay multitud de templos a su disposición, pero es más difícil escoger un espacio alejado de esos lugares.

En las bodas civiles, uno de los lugares más míticos es el ayuntamiento, genial para “matar dos pájaros de un tiro” y oficializar el matrimonio sin tener que acudir antes de la boda allí. Sin embargo, está exento del encanto de estos espacios.

Muchas parejas mediterráneas escogen los patios jardines de los hoteles y fincas que contratan para el banquete y la fiesta debido a que logística es mucho más sencilla y los invitados son numerosos y muy familiares. Aunque los parajes naturales también ganan enteros con los pasos de los años. Las playas, uno de los sueños de muchos novios, cada vez lo ponen más sencillo, aunque siempre es necesario conseguir los permisos. Tanto en la arena como en espacios cercanos, casarse con vistas al mar empieza a ser una opción más que habitual.

Un consejo que os damos es que una vez elegido el lugar de la ceremonia, preguntéis si los invitados pueden tirar arroz, confetti y pétalos de flores. Cada espacio tiene sus normas de uso y conservación.

Boda Civil en el Palau Municipal de Reus
Boda Civil en el Palau Municipal de Reus