Lo que hay en mi bolsa de fotógrafa de bodas

En este post vamos a romper mitos. El mito más común en fotografía es «cuanto más grande es la cámara, mejor». Esta afirmación no es cierta, de hecho es totalmente falsa. Prueba de que la cámara grande NO hace bueno al fotógrafo es que el fotoperiodista Samuel Aranda ganó el premio Pullitzer de fotografía trabajando con la FujiX-T2. El motivo de que un fotoperiodista especializado en Oriente Medio use esta pequeña mirrorless es simple, un fotoperiodista no puede moverse con 20 kilos de peso en equipo. Su equipaje debe ser lo más austero y ligero posible. Otro motivo es que cuanto menor sea la cámara y menos sofisticada sea, menos intimidante será y de esa forma, como fotógrafa de bodas, puedo lograr momentos mucho más íntimos y espontáneos.

La calidad debe estar siempre al servicio de la emoción.

Andrea Gaspar

NikonD-810 + el objetivo 35mm Sigma 1.4 serie Art

Mi equipo base es el binómio NikonD-810 con la lente 35mm de la casa Sigma y la serie 1.4 Art. Esta cámara tiene una calidad impresionante debido al tamaño de su sensor de luz y junto a la lente 35mm Sigma 1.4 Serie Art proporcionan una definición del altísima calidad. Por eso, utilizo esta cámara la mayor parte del tiempo, tanto para los retratos de los novios, como la sesión de pareja, la fiesta, etc.

La calidad de la lente de los objetivos influye en la nitidez de la imagen y el color de la imagen. Y aquí rompemos otro mito: lo que hace buena una imagen es la lente, es decir, el objetivo y no el cuerpo de cámara.

El 24-70 2.8 de Nikon

Qué equipo lleva la fotógrafa de bodas Blanko en su bolsa para lograr que la calidad esté al servicio de la emoción.
Sesión de pareja con la NikonD-810 y el 35mm 1.4 Sigma Serie Art.

Este es nuestro objetivo «Sí quiero», es el que utilizo durante la ceremonia porque me permite acercarme a los novios sin necesidad de comprometer la ceremonia llamando la atención con mi presencia. Manteniendo la distáncia puedo captar la emoción del momento sin perder discreción. El 24-70 2.8 de Nikon Es un objetivo todo terreno, cariñosamente le llamamos ‘el pata negra’ porque me salva en las peores situaciones de luz y distáncia. Este es el objetivo profesional más utilizado de la gama NIKKOR. Es el objetivo que puede hacer frente a casi cualquier oportunidad disparo.

Lo que hace buena una imagen es la lente, es decir, el objetivo y no el cuerpo de cámara.

Andrea Gaspar

FujiX-T2 máxima calidad de imagen en un cuerpo ligero y pequeño.

En el trabajo que realizo como fotógrafa de bodas la emoción gana terreno a la calidad. La calidad debe estar siempre al servicio de la emoción.

Lo importante en la fotografía de bodas es capturar la emoción en imágenes. Y para que la persona que tengo delante de mi cámara se sienta cómoda cuando se emociona a mi lado, la cámara ha de, prácticamente, desaparecer. Yo trabajo con y para las personas, ellas son lo primero.

Mi pequeña Fuji mirrorless es mucho más pequeña, más silenciosa y mucho menos intimidatoria que la Nikon. De modo que si veo que mi presencia como fotógrafa va a llamar demasiado la atención, la Fuji sale a jugar!.

Trabajo con cámaras y objetivos pero la materia prima de mis fotografías son las personas.

Andrea Gaspar
Qué equipo lleva la fotógrafa de bodas Blanko en su bolsa para lograr que la calidad esté al servicio de la emoción.
Sesión de pareja con la NikonD-810 y el 35mm 1.4 Sigma Serie Art.

Cuando trabajo con la fujiX-T2 y me acerco a las personas ellos no saben exactamente qué estoy haciendo. No parezco una profesional y eso me permite acercarme mucho más a las personas que cualquier otro profesional con cámaras pesadas y llamativas.

En mi trabajo como fotógrafa de bodas debo mimetizarme con las personas de esa boda hasta el punto de desaparecer, de ese modo puedo llegar a muchos más lugar y acercarme más a las personas, logrando su permiso para capturar la foto.

Descubre nuestro trabajo utilizando este equipo en nuestro porfolio.

Deja una respuesta