retratos de boda

¿Qué hace que un retrato de boda sea espectacular y memorable? ¿Qué logra que una foto transmita emoción? ¿Cómo conseguir que la fuerza de la personalidad se plasme en una foto? Los retratos de boda son parte esencial de un reportaje fotográfico y el día B es uno de los días de nuestra vida en que las fotos cobran un especial valor. Estos son algunos de los aspectos que hacen que los retratos de boda sean memorables.

Quiero hacer retratos tan intensos como las personas.

Richard Avedon

La importancia de la mirada

La mirada es uno de los aspectos más importantes en la fotografía de retrato, los ojos son la parte más expresiva de la cara; de hecho, se dice que la mirada es el reflejo del alma y que por eso los retratos que miran a la cámara tienen tanta fuerza.

Los retratos de boda son parte esencial de un reportaje fotográfico y el día B es uno de los días de nuestra vida en que las fotos cobran un especial valor.
Sesión de fotos en Orangerie Clos Barenys para Ramón Herrerias

A veces con un sólo disparo puedes conseguir una imagen con mucha fuerza, pero la mayoría de las veces hay que insistir; puede que tan solo una de cada veinte fotos del mismo rostro tenga esa fuerza que buscamos.

Andrea GAspar

EL DESENFOQUE

Muchas veces lo que nos gusta de los retratos es el desenfoque que hay entre el fondo y la persona retratada, que hace que centremos la mirada en la persona.

«Bokeh» es un término que proviene de la palabra japonesa boke, que significa desenfoque. En fotografía se utiliza para referirse a la calidad de las zonas desenfocadas de una foto, generalmente al fondo. Y es que tan importante es la nitidez de las zonas enfocadas de una foto como el aspecto que presentan las zonas desenfocadas de la misma.

Jugar con el desenfoque tanto en el fondo como entre la persona y el objetivo permite realizar retratos sensuales e intrigantes que despiertan nuestra curiosidad.

BLANCO Y NEGRO

Quizá os preguntéis por qué el blanco y negro predomina en la fotografía de retrato. El blanco y negro nos permite generar un contraste mayor y dar más expresividad a las personas retratadas, hace que nos centremos de una manera más fácil en los detalles de la fotografía.

Al pasar una imagen a blanco y negro, los ojos adquieren mayor importancia, ya que adquieren brillo y expresividad, las expresiones se vuelven mucho más intensas y la imagen consigue textura.

Cuando fotografías a una persona en color, fotografías su ropa. Pero cuando fotografías a personas en blanco y negro, fotografía sus almas.

Ted Grant
Patricia en el Hotel La Boella

Deja una respuesta